Nueva colección
SALE
Envíamos a todo el mundo!

Todo lo que necesitás saber sobre la PIERCING MANIA

Cuál es el piercing perfecto para mi? Cúanto duele? Qué tengo que hacer para que duela lo menos posible? Cómo evito infecciones? Cuánto demorará en sanar? Cómo sé si se infectó? Qué hago si se infecta? Vos tenés mil preguntas y nosotras tenemos las mil respuestas 😉

Porque como dice la abuela, en la vida todo vuelve y esta vez es el turno de los piercings! Con una impronta noventera esta tendencia invade nuestros feeds, desde Beyonce a Chiara Ferragni parece ser que ningún look está completo sin una infinidad de agujeritos en las orejas para lucir una larga hilera de aros de diferentes colores y formas que alternan en base a sus outfits.

Los piercings en las orejas se han convertido en el accesorio indiscutible para darle un toque más jugado y canchero a tu look. Cómo olvidarnos del aro en la lengua de Mel B de las Spice, el piercing en el ombligo de Britney o el aro de nariz de nuestra bruja preferida de Jóvenes brujas…

Si en los 90s no tuviste el coraje de llevarlos, esta es la oportunidad de darle rienda suelta a la adolescente que llevás adentro e ir a por ellos 😉 Juntá coraje y apostá a esta tendencia que le dará una vuelta de tuerca hasta al look más clásico!

Te dejamos toda la info que podés necesitar para elegir cual es el piercing perfecto para vos!

Piercing mania

‘Curated ear’, un sello personal

Probablemente escuchaste este término por ahí…La curated ear es la nueva tendencia de crear un look único que refleje el estilo e identidad de cada una jugando con todos los agujeritos de la oreja para crear un diseño unificado y personalizado.

Podés combinar aros, dijes, brillos, texturas y piercings de distintos tamaños y colores según la anatomía de cada oreja y gusto personal para crear una pequeña obra de arte que exprese tu individualidad 🙂

Existe un sinfín de piercings que pueden llevarse en la oreja dependiendo de dónde se realice la perforación y el diseño que se elija. Te detallamos cada uno para que te animes a encontrar la combinación que grite tu nombre!

1) Perforación en el lóbulo: la opción más clásica, es el agujerito que la mayoría trae de fábrica J La primer perforación de la infancia, este agujerito es el punto de partida para los looks más tradicionales hasta los más jugados. Simple y  básico es ideal para el uso diario ya que no se enganchará con el cabello ni con los auriculares fácilmente.

2) Lóbulo superior: esta perforación está hecha en una zona dónde la piel es muy fina y elástica por lo que la perforación dolerá muy poquito y la sanación será muy rápida. Puede perforarse con pistola o aguja y es muuuuy recomendable para primeras experiencias en piercings.

3) Orbital: esta perforación se realiza en la zona más baja del cartílago. Los piercings orbitales son ideales para complementar y encuadrar los aros en el lóbulo y le dan un toque canchero a cualquier look 😉

Dolerá un poco más que las perforaciones en el lóbulo y su sanación llevará al menos 3 meses. Como para todas las perforaciones realizadas en tejido de cartílago siempre recomendamos ir a un centro especializado. Lo mejor es ponerse en manos de un profesional y evitar la perforación con el sistema de pistola para esta área ya que esto puede demorar su cicatrización dejando la zona expuesta a bacterias por un periodo de tiempo más largo lo que facilita contraer infecciones dolorosas.

Contar con perforador experimentado que haga su trabajo de manera precisa juega un papel fundamental para reducir el dolor. También es una garantía de seguridad y cicatrización más rápida.

Recordá que siempre hay que respetar los tiempos de cicatrización iniciales antes de cambiar la joya que elegiste en el momento de la perforación. Te recomendamos esperar al menos 3 meses para cambiar la joya inicial para todas las perforaciones en el cartílago.

4) Caracola:  ubicada en la zona media del cartílago en la segunda cavidad más profunda de la oreja ( la primera es tu canal auditivo). Dada la profundidad del pliego piezas muy pequeñas pueden no apreciarse, por lo que te recomendamos diseños que den la vuelta a tu oreja para que sean visibles de todos los ángulos. Evitá diseños puntiagudos o con muchas salientes que puedan arañarte o engancharse fácilmente.

5) Helix: perforaciones realizadas en la parte superior del cartílago. Como en cualquier zona del cartílago, aquí no hay muchas terminaciones nerviosas por lo que el dolor al realizar la perforación no será muy intenso. Muchos lo comparan con una sensación de quemazón rápida. La molestia que podés llegar a notar será como mucho de 4 en una escala de 10. Por la ausencia de grandes capilares lo normal es no sangrar o sangrar muy poquito.

Te sugerimos llevarlos con diseños de tipo arete para evitar enganches con peines y cabello. Debido a su ubicación su cicatrizacion es lenta, puede llevar hasta 12 meses para su sanación completa y requiere de cuidados para evitar contraer infecciones mientras se produce el proceso de cicatrización. Dicho esto, si tolerás un poquito de dolor los piercings en esta zona quedan suuuuper cancheros, combinan con cualquier diseño en el lóbulo y son LA tendencia de la temporada!

6) Flat: ubicados dentro del pliegue superior de la oreja, esta zona es ideal para diseños planos y delicados agregando un destello de luz a tu Curated Ear.

7) Daith: estos piercings se ubican en el cartílago del oído interno, es perfecto para utilizar barras, diseños planos o aros. Junto con un Helix o una Caracola darán un aire más jugado y vanguardista a todos tus looks.

8) Tragus: Si se compara con otros, el trago tiene muy pocas terminaciones nerviosas. Esto no quiere decir que cuando se esté perforando no vayas a sentir ningún dolor, pero probablemente sientas solamente una pequeña molestia parecida a un pellizco. Por lo general es soportable, un 5 en una escala de 10, y se pasa en unos minutitos nada más.

Un perforador profesional hará la perforación con un solo movimiento minimizando el dolor y su duración.

Tené en cuenta que el trago es una zona delicada, por lo que recomendamos lavar el área entre dos y tres veces al día. Usá agua tibia y jabón neutro o una solución salina como el suero fisiológico. Mucho cuidado con mover la joya mientras está cicatrizando, podés causar hinchazón, infecciones y provocar sangrados.

De vez en cuando podés aplicar un antiséptico, pero evitá usar alcohol ya que reseca la piel y esto puede hacer que te duela o que te pique.

Al ser un cartílago el tiempo de curación es largo, puede llevar de 4 a 6 meses para la cicatrización inicial y de 8 meses a un año para completar la curación. Evitá tocar el piercing o apoyar la cabeza sobre ese lado para dormir hasta pasados unos meses de la perforación, ya que de lo contrario puede cicatrizar

 

Sabías que…

  • Las personas que tienen un cartílago más grueso, suelen sentir algo más de dolor que los que tienen el cartílago más fino.
  • Al estar tan cerca del oído es fácil oír un chasquido cuando la aguja traspasa el cartílago, no te asustes 😉
  • No es normal sangrar y si se diese el caso no será en abundancia y no tardará en parar.
  • Si querés anestesia pedí que te la inyecten, la aplicación de frío en spray no tiene efecto en las zonas con cartílago 😔

 

Trucos para reducir el dolor

  • Estar tensa y nerviosa te deja más sensible al dolor, antes de realizarte cualquier perforación intentá relajar tu cuerpo y pensá en tu happy place 🙂
  • Tomar aire mientras se hace la perforaciónes un truco de los profesionales que ayuda a reducir las molestias 😉
  • No coloques un piercing con un diámetro mayor que la perforación ni un largo que se quede corto. Es muy importante que la joya quede holgada para permitir que la piel esté en contacto con el aire para permitir que cicatrice.

 

Como acelerar la cicatrización

  • Higienizá tus nuevas perforaciones dos o tres veces al día durante los 3 primeros meses. Lava el cartílago tanto por la parte de delante como por detrás. Repetí este proceso 3 veces al día si tenés el pelo largo y por lo tanto sos más propensa a que se te enganche o tome contacto con la joya.
  • Para el cuidado diario usá suero fisiológico, podes ayudarte con una gasa o un cotonete para alcanzar rincones difíciles.
  • Evitá el contacto con maquillaje, perfume u otros productos cosméticos que puedan irritar la zona. Los primeros días tocá el área sólo para lavarte y no muevas la joya. Los movimientos pueden dañar el tejido interno y causar inflamación.
  • No uses accesorios como orejeras o gorros que cubran las orejas durante los primeros 45 días luego de realizada una nueva perforación.
  • No duermas sobre ese lado ya que la presión no es buena. Evitarás que te duela o que se infecte al estar en contacto con sábanas, etc.
  • Esperá para cambiar de modelo de piercing. Luego de pasado el periodo inicial de cicatrización y cuando ya no tengas más molestias podés cambiar la pieza original por otra que te guste más.

 

Signos de un piercing infectado

No es buena señal que pasados los tres primeros días tengas:

  • Hinchazón de la zona.
  • Dolor alrededor de la perforación.
  • Sangrado de la zona perforada.
  • Secreción de color amarilla o verde.
  • Mal olor saliendo de la perforación.
  • Dolor en la mandíbula.

Si tenés alguno de estos signos o sospechás que pueda estar infectado, seguí estos pasos:

  1. No te quites sola la joya.

Podés provocar que empeore la infección, sobre todo si se cierra el agujero sin eliminar las bacterias.

  1. Consultá con tu perforador.

Visitá inmediatamente su estudio para que te vea y haga una primera valoración.

  1. Pedí cita a un dermatólogo.

Su especialidad son las infecciones de la piel, nadie mejor que él puede identificarlas. En caso de necesitar antibióticos, sólo se deben tomar los que te prescribe el médico.

× WhatsApp!!